Las Vías Verdes

Los caminos verdes siguen las huellas de ferrocarriles abandonados y caminos reservados a las personas no-motorizadas.

Son caminos para ir a pie, a caballo o en bicicleta.
La preocupación por el desarrollo integrado, la valoración del medio ambiente y de la calidad de vida conviven con simpatía y con imperativo de seguridad entre todos los paseantes.

Aquí están algunas rutas, que son ejemplos de lo que la región puede ofrecerle en esta área:

De Sant Feliu de Guíxols a Girona en Bicicleta:

Sigue a lo largo de la antigua "via del Carrilet", el tren que corría desde Girona a Sant Feliu de Guíxols entre 1892 y 1969.
Este circuito ofrece 40 km de preciosos paisajes en el corazón de la montaña del Empordà, a lo largo de las Gavarres y el macizo de Cadiretes, para terminar en el valle del Ridaura al mar.
La pendiente es suave y las curvas largas. Es un viaje de baja dificultad.

Varios lugares retendrán su interés en la ruta: el río del Corb, la estación de Font Picant en Santa Cristina d'Aro, la bahía de Sant Pol, el centro medieval de Castell d'Aro y el monasterio medieval de Sant Feliu de Guíxols. 

El Camino del Pequeño Tren (Palamós - Palafrugell):

Este viaje hace 6 km. Como su nombre lo indica, sigue una ruta de ferrocarril que unía antes Palamos a Girona vía La Bisbal d'Empordà.
El camino actual cruza Palamós, Mont-Ras y Palafrugell, con desviaciones en Vall-Llobrega y las playas de La Fosca y Castell.

La Ruta del Hierro y del Carbón:

Esta ruta va de Ripoll a Ogassa (ex pueblo minero) pasando por Sant Joan de las Abadesses y hace alusión a los herreros de la región. Esta ruta sigue también un antiguo trazado de la vía del ferrocaril.

A tomar en cuenta el pueblo medieval de Sant Joan de les Abadesses, su monasterio, así como el monasterio de Santa María de Ripoll.

El Itinerario Pirinexus en Bicicleta:

Es una nueva ruta de bicicleta que va del norte al sur del Empordà y cruza las viñas de la región. Se pueden visitar una docena de Bodegas.
La ruta comienza en Sant Feliu de Guíxols, serpeando entre los viñedos de Calonge, Torroella de Montgrí y pasa a través de las ruinas de Empúries y el pueblo de Perelada.
El regreso puede hacerse por la misma ruta, pero puede desviarse, cojer otras vías verdes, o seguir aún más lejos y pasar el Pertus y llegar a la Cataluña francesa para poder conectar otras redes locales de ciclismo.

Existen muchas otras rutas verdes, y le serán propuestos nuevos itnerarios, rutas temáticas,  y excursiones de medio día o fin de semana, rutas familiares, o más deportivas tanto en bicicleta cómo a pie.

Para más información: http://www.viesverdes.cat
Web Analytics